Captura de pantalla 2015-06-15 a la(s) 17.56.38

A estas alturas del siglo XXI, a nadie le debería sorprender lo importantes que son las apariencias para triunfar y/o ser “feliz” en la sociedad. Sin embargo, lo que sí podría resultar sorprendente es que la apariencia es más importante que los estudios o experiencia profesional cuando se trata de buscar trabajo en este deplorable clima económico.

De acuerdo a un estudio realizado por Social Mobility and Child Poverty Commission en el Reino Unido, muchas empresas de los sectores de finanzas, leyes y contabilidad, ignoran solicitudes de empleo de gente que proviene de zonas de pobreza, las cuales suelen asociarse con cierto tipo de manerismos y acentos.

De modo que la mayoría de las empresas sólo considera a gente joven de buena educación y que haya visitado distintas partes del mundo y experimentado otras culturas… algo que generalmente sólo porciones privilegiadas de la sociedad pueden hacer.

Fuente: Dazeddigital.com