Es como las cajas de galletas, no como el mandatario 

Foto y texto: Tony Solis.

Priscila González o feto, como le decimos sus amigos, nació y creció en Monterrey dentro de la oleada regia de la cual salieron artistas y bandas como Plastilina Mosh, Jumbo o Shes a Tease. Estudiamos juntos la misma carrera: Artes Visuales. Fue en ese tiempo que nos conocimos. Por aquel tiempo, Pris era parte de Señoritas González, una dupla de artistas visuales que trabajaban mucho con textiles aunque también experimentaban con la fotografía. Tuvieron algo de proyección. La dupla se fue desintegrando hasta que las Señoritas tomaron rumbos diferentes.

Pris decidió iniciar una banda: Quiero Club. Una de las mejores bandas post avanzada regia que ha dado Monterrey. De la mano de Catsup, Marcela Viejo, Fara y Bosco han tocado durante diez años, redefiniendo el pop y la cultura de la música independiente. Se puede decir que empezaron cuando la generación myspace acababa con los grandes presupuestos en la industria musical.

p1

Acostumbrada a la divertida y difícil vida del rock, Pris inicia un proceso de composición que no sabía muy bien a dónde la iba a llevar. -”No se a dónde me va a llevar Quiero club. No sé siquiera si este nuevo proyecto me va a llevar a algún lado pero tengo que hacerlo”. Intuitiva, inquieta e imprudente, sin pensar mucho en los contras y enfocándose sólo en el placer de seguir haciendo música inicia Presidente, junto a Quique Rangel, el famoso tacvbo quien funge también como productor.

Verlos juntos hace que me olvide totalmente de que los dos provienen de otras bandas. El atrevimiento de salirse de su zona de confort musical y visual son los mayores méritos, a mi parecer. Tuve la oportunidad de trabajar en la parte visual del proyecto junto a otras talentosas cabezas y debo admitir que la química entre ellos es natural y única. Quique, grande, discreto, fuerte y de mirada vigilante ve cómo Priscila se desarrolla como compositora solista, músico y cantante. Al mínimo error de ejecución suelta una mirada de reojo, como de padre protector que no se atreve a regañar a su cría. -”Tocar con Quique te eleva el nivel, vamos, es Quique. Estás obligado a dar lo mejor de ti”. Nuestro feto está creciendo, aunque a decir verdad, jamás ha dejado de hacerlo. ¡Larga vida a este Presidente!