Hablar de Hollywood es hablar de excentricidad, y excentricidad tiene muchos sinónimos en este caso. Uno de ellos es la alfombra roja, que para quienes caminan por ahí luciendo el mejor atuendo puede convertirse en un momento clave dentro de su carrera. Pero la moneda tiene otra cara, y es que, como sabemos, todo al rededor de Hollywood es negocio, y el que una estrella vista tal o cual vestido, puede significar grandes ventas para los diseñadores de marcas que están dispuestos a pagar mucho dinero a los artistas o estilistas, para hacer de ese suceso algo más redituable.

Como lo confirmó Jessica Paster, estilista de Emily Blunt, durante un congreso la semana pasada en Nueva York, a los artistas y estilistas se les paga decenas, e incluso, cientos de miles de dólares por utilizar un vestido. En dicho congreso Isabel Wilkinson reunió a los estilistas Jessica Paster, Erin Walsh, Brad Goreski y Brandon Maxwell para hablar sobre este negocio redondo de Hollywood.

alfombra roja

“El punto de tener un estilista, es que se puede ganar más dinero y que más personas quieran contratarte para usar su marca, porque eso hará que impulses sus ventas”, dijo Brandon Maxwell, quien trabaja con Lady Gaga en proyectos editoriales. “Todo está envuelto en dinero. Es Hollywood, no estamos en la iglesia!”

Las ofertas que un estilista recibe, según Jessica Paster, pueden ir de los $30,000 dólares a los $50,000, mientras que las artistas pueden esperar entre $100,000 y $250,000 dólares, sólo por usar un vestido en una alfombra roja. Y claro, como sabemos que las actrices suelen cometer ciertos caprichos, no se hacen contratos, ya que de un momento a otro la actriz puede decidir no usar la pieza y al final nadie gana nada.

Evidentemente hablamos de altas cifras, y nos ponemos a pensar, ¿qué es lo que sucede con los diseñadores emergentes que sueñan con que una celebridad los vista? Pues, si no es por decisión propia del artista, o no le llegan al precio, es algo bastante difícil, y no lo decimos nosotros, es algo que también comentó Maxwell durante el congreso.

150208203634-46-grammys-red-carpet-2015-super-169

Al final un negocio es un contrato entre dos o más personas, y que quieran gastar miles o millones por hacerse de publicidad de alguna forma, es muy asunto suyo. Seamos honestos, si te dijeran que te ofrecen cierta cantidad de dinero, por lucir bien, tardarías más en tomarte las medidas que en lo que piensas tu respuesta ¿o no?

Fuente: fashionista.com